Hoy ya nadie discute la multicanalidad como estrategia básica de marketing para acercarnos a un cliente que ya no distingue entre el OFF y el ON, que se mueve y simultanea con naturalidad entre medios como la TV y, por ejemplo, los dispositivos móviles.

Por ello, es habitual en este tipo de estrategias, aprovechar el fenómeno de la segunda pantalla. Especialmente es así en nuestro país donde, la penetración del móvil es la más elevada de Europa, con más de 10 millones de Smartphones y casi 2 millones de tablets, vendidos en 2017 y donde el uso de la segunda pantalla ya representa más del 87% según fuentes de la IAB.

Pero sigue siendo un reto medir de forma precisa el impacto de la multicanalidad, y -sobre todo- atribuir correctamente a cada uno de esos canales cómo contribuye al objetivo u objetivos de la campaña. Desafío que precisamente fue tema central en el último evento de AEDEMO en febrero de este año.

Por ejemplo, cómo saber si un anuncio de TV, a una hora determinada, es  el responsable del aumento de visitas a una landing de nuestra campaña online, y más concretamente, cuántas visitas nos ha generado.

O, si tenemos una campaña con diferentes creatividades, cuál ha sido la responsable de traer más ventas a través de nuestro e-commerce, y exactamente en qué medida. Y en dinero contante y sonante, es decir, “los spots con esta creatividad me han traído X euros en ventas”.

Como se comentaba en AEDEMO, funcionamos ya con soportes digitales, y sin embargo ¿pretendemos seguir midiendo de forma tradicional, mediante informes semanales o diarios? ¿Todavía pensamos que podemos planificar campañas sin tener en cuenta lo que sucede en nuestro entorno?

Otro de los grandes retos, en un entorno en el que todas las marcas apuestan por la multicanalidad, es cómo diferenciarnos mediante impactos relevantes, personalizados y en el momento óptimo, para lograr una experiencia del usuario con la marca más integrada, adecuada  a las  circunstancias y, en definitiva, más satisfactoria (tanto con la publicidad como con la marca).

Para que el usuario perciba esa continuidad es necesario implantar estrategias de tiempo real, con capacidad de adaptarse a las diversas circunstancias o condiciones definidas. Como el denominado reactvertising, (react + advertising). Aprovechar el momento exacto que ocurre algo con gran repercusión, para crear y lanzar un anuncio relacionado con dicho suceso que atraiga la atención de los consumidores hacia esa marca.

Para que esta estrategia sea efectiva es necesario, conocer bien el perfil y el comportamiento tipo de nuestro target;  en segundo lugar, identificar qué eventos relevantes pueden ser palancas para activar el interés de nuestro producto o servicio. Por ejemplo, las condiciones climátológicas para la venta de aire acondicionado o días de frio y lluvia que se dan a la vez que ciertos eventos deportivos y favorecen los servicios de entrega a domicilio); y en tercer lugar, contar con las herramientas adecuadas que automaticen, optimicen, la medición y ejecución de este tipo de campañas en tiempo real para que puedan implementarse de forma efectiva. Es decir, que nos permitan tomar las decisiones de replanificación y optimización con la rapidez y flexibilidad que exige este nuevo paradigma de comportamiento y consumo de contenidos del usuario. En definitiva, optimizar  y rentabilizar al máximo nuestras inversiones multicanal.

En HMG creemos firmemente que ya no hay un mundo OFF y otro ON, sino un ecosistema completamente integrado, en el que la prioridad es optimizar las inversiones y garantizar la publicidad más adecuada para los consumidores.  Con ese objetivo, hemos desarrollado Spoon, un servicio basado en tecnología propia, capaz de activar y medir en tiempo real campañas multicanal.

Y por si todavía no tienes claro en qué consiste Spoon… un ejemplo… porque las posibilidades son muchas…

Estar informado de los acontecimientos offline que impactan al usuario y le hacen reaccionar en la segunda pantalla, permite que puedas dirigirte a tu público al instante mediante los canales digitales.

Ahora no puedes decir que no lo sabías…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *